Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

domingo, 14 de mayo de 2017

MAS BUEYES Y VAN DOS

13/05/2016. Madrid. Las Ventas. Tercera de abono.. Tres cuartos de plaza.
Toros de EL PILAR, desiguales, mansos de carreta.



DIEGO URDIALES. Pinchazo, estocada atravesada y cuatro descabellos. Silencio. Estocada Silencio.
DAVID MORA. Pinchazo, pinchazo hondo y tres descabellos. Silencio. Pinchazo hondo y 17 descabellos. Tres avisos. Bronca.
JOSÉ GARRIDO. Bajonazo. Silencio. Estocada desprendida. Silencio.

Totalmente vacío el encierro de Moisés Fraile, si ayer dije que hay ganaderos que no seleccionan, este puede ser otro ejemplo. Ayer saltaron a la arena toros de dos camadas y no hubo ni pizca de casta y gran cantidad de mansedumbre.



Es difícil hacer un cesto sin mimbres, pero ante la adversidad el profesional debe dejar impronta de su aptitud y ayer premio el tedio y la desidia y quedó el ejemplo de un profesional que amen de la circunstancia se jugó la vida y puso en pie a Las Ventas. Angel Otero, desafió a Carapuerco II, le dio todas las ventajas para clavar en lo alto un gran par y romper las manos de aplaudir a los tendidos. Esto se llama aptitud profesional.



Cuatro verónicas fueron el bagaje de Urdiales, no fue posible y falto aptitud en el que abrió plaza, el riojano trapeo fuera de la suerte y se enfadó con alguien del tendido 6 que le increpaba. El que hizo cuarto, una babosa asquerosa y tullida, que no le dio opciones.
El que hizo segundo, un manso huidizo que intentó el salto dos veces, llegó a la muleta con movilidad y embestida incierta, Mora lo trapeo sin emplearse. En el que hizo quinto volvió al toreo de perfil muy fuera de la suerte, dejó un pinchazo hondo y se equivocó en irse a por el descabello en lugar de repetir con el estoque, el toro con la cara alta, no se descubrió en ningún momento y tras 17 intentos, escuchó los tres avisos.
Garrido mantuvo el único intento de aptitud frente a la escandalosa mansedumbre, el extremeño capoteó bien al que hizo tercero, que se le picó muy trasero, y se le lidió peor, el pacense intentó el toreo y consiguió una tanda de redondos carente de colocación, despacho a su enemigo con un bajonazo infame, en el que hizo sexto, que se fue a recibir el castigo a las querencias volvió al intento de la misma manera, fuera de cacho.

El resumen fue, una tarde aciega con un encierro de moruchos, en la que solo cabe destacar la actuación de un gran banderilleo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario