Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

lunes, 27 de febrero de 2017

EL AFICIONADO AÑEJO



No cabe duda que el aficionado añejo, se encuentra en su mayoría entre los jubilados, estos somos los que vivimos la época del toreo puro, de un abanico de figuras y de ganadería que hoy han sido sustituidos por el monoencaste y la mistificación del toreo moderno.
Somos los añejos los que podemos hacer entender a la joven afición la verdad del toreo en su pureza, a diferenciar el toro de carril del toro encastado, a diferenciar lo diverso de las suertes y su ejecución, los protocolos de la fiesta, el entendimiento de la grandeza y la conjunción cultural de la FIESTA DE LOS TOROS.
Pero las empresas en su cometido como tales y en su loable afán para lo que se crearon, obvian esta aportación, aislan a este grupo en las localidades altas, le hacen soportar largas colas para conseguir abonos baratos en el ocaso de sus vidas y su afición.
La desconsideración de la exigencia de la empresa que soporta el jubilado, es infinitamente menor que su afición, lo que le lleva a soportar de manera estoica las incomodidades a que se ve sometido con tal de conseguir el ansiado fin, su abono de temporada a bajo precio que le permita seguir manteniendo viva la afición que durante tantos años ha arraigado en su interior.
Hoy día, existen medios para evitar tal desarraigo y facilitar la consecución del abono sin tener que soportar las incomodidades a las que nos someten, máxime con la edad que llevamos a cuestas,.
La nueva empresa de Madrid, nos ha hecho pasar por la misma incomodidad que la anterior. Esperemos que para la siguiente temporada, escuche la voz de este colectivo que de alguna manera aporta un valor real al festejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario