Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

lunes, 22 de agosto de 2016

TARDE DE EJEMPLOS

21/08/2016 Madrid, LAS VE NTAS. menos de un cuarto de entrada.
Toros de Antonio Bañuelos, serios, con pitones, encastados, en general de buen juego; aplaudidos 1º, 2º, 3º y 6º.



DAVID GALVÁN, Pinchazo y estocada trasera. Un aviso. Saludos. En el cuarto, dos pinchazos, media estocada y descabello. Un viso Ovación.
EMILIO HUERTAS. Pinchazo hondo y estocada. Un aviso Saludos. En el quinto, estocada. Petición y vuelta al ruedo.
JAVIER JIMÉNEZ. Estocada (oreja). En el sexto, estocada corta atravesada Oreja. A hombros por la Puerta Grande.

Ejemplar el encierro de Bañuelos. ¡Felicidades ganadero! Impecable de presentación de la corrida y con cuatro toros de mucha clase y bravura. Así hay que venir a Madrid. ¡Gracias!
Y también ejemplar la aptitud de los toreros, con ganas y con verdad.



Huertas que confirmaba, no entendió al toro de la confirmación, instrumentó una faena discontinua, eso sí, muy cruzado. El toro tenía mucha clase y lo que pedía era pelea y Huertas se equivocó con continuos parones, falta de continuidad para deja ir un gran toro. En el quinto de principio se ajusta con pases cambiados y molinetes, liga redondos, pero vuelve a lo discontinuo no obstante vimos otra dimensión de su toreo, mas ajustado. Hubo petición

Galvan demostró firmeza de torero grande, se  lució con el capote  pero no exprimió el pitón izquierdo de Arabesco, que tenía un cortijo, cierto es que fue por ahí donde logró los mejores muletazos, pero le falto mando cuando dejaba la dulzura del izquierdo y cambiaba de mano. El cuarto fue un manso que se rajó al primer muletazo, se enculó en tablas rehuyendo pelea, muy insistente el gaditano, le robó alguna serie de mérito, le costaba mucho trabajo sacarlo al tercio para la suerte suprema y entró a matar de aquella manera  al encuentro al hilo de las tablas.



Jimenez, llegó a Madrid con un toreo muy distinto al de ocasiones anteriores, mas cuajado y con mas torería no exenta de valor, el tercero de la tarde, nos engañó a todos, manseó de salida y en el caballo, pero llegó a la muleta con tranco y metiendo bien la cara y el sevillano le baja la mano, le obliga y le torea con gusto por los dos pitones, cobra una buena estocada y deja entornada la puerta del 7. Sería en el que cerró plaza donde consigue un nivel alto de su toreo, vuelve a la mano baja para dibujar naturales de bella traza, redondos largos y gustosos adornos. Lástima que la espada no quedara en el sitio correcto, faena de dos orejas que tan solo se quedó en una. Eso sí suficiente para salir a hombros a la calle de Alcalá.



También vimos un gran tercio de varas a cargo de Esquivel y una gran lidia y tercio de banderillas de José Otero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario