Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

jueves, 14 de julio de 2016

NO PENSEIS QUE ESTOY CALLADO







No estoy callado. He preferido esperar unos días para que el dolor y la rabia no nublaran mi mente y me hicieran caer en la vorágine de desatinos que han rodeado la muerte de Victor Barrio.
Una vez mas, la grandeza de este arte, se ha cobrado la vida de un hombre, o mejor de un torero. Sirva esta desgracia para engrandecer a los que practican esta parte de la ancestral cultura de un pueblo.
Mi mas sinceras condolencias a su esposa y familia y con ellas el abrazo sincero por tan irreparable perdida.
Pero desgraciadamente, las hordas políticas y animalistas se han aprovechado vilmente para verter sobre él su baba asquerosa, el desatino de una venganza injusta, el odio desatado sobre un inocente y la injuria inmerecida sin el mas mínimo pudor. Estos, erguidos en su sinrazón pretenden dar ejemplo de amor a sus mascota, a esas que castran para adaptarlas a su gusto, a esas que abandonan o matan cuando les estorban.
Estos ejemplares personajes subvencionados por otros ignorantes de la cultura como ellos, que se afanan en acabar con culturas y  libertades, practican un trasfondo político para herir a la marca España renegando de principios que jamás entenderán y coartando la libertad a los que los defendemos.
Elementos distorsionadores inundan las redes sociales de manera cobarde, llenándolas de exabruptos, desconsideraciones e insultos a un hombre muerto que no tiene posibilidad de defenderse. ¿Es este todo su valor? ¡Cobardes!
¡Basta ya! El mundo del toro no puede ser pasivo ante ataques a la vida y a la historia, no puede ser que lo que engrandeció a toreros que cayeron ante el toro, sirva de escarnio a los que llevan consigo la mierda y la sinrazón de un odio a algo que su ignorancia no es capaz de entender.
Vaya para ti torero mi agradecimiento y la exaltación eterna de tu grandeza, dejaste la vida por tu profesión y por tu arte en una tarde aciega. ¡Grande! ¿Muy grande! Victor Barrio.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario