Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

martes, 14 de junio de 2016

VOLVIENDO ATRAS


MANUEL ALVAREZ PRIETO “EL BALA”





Nació en Sevilla,  el 11 de diciembre de 1936.  Diestro muy arrojado de enorme valor, lo que repercutió en graves cogidas a lo largo de toda su carrera. 

Antonio Burgos dijo de él en memorias de Andalucía

Así salió Manuel Álvarez "El Bala", aquel al que luego un toro le dio una cornada que le gangrenó una pierna y tuvieron que cortársela, y le dieron un beneficio, y le pusieron una cafetería por la Gran Plaza, y se comió la cafetería. El Bala era más eléctrico todavía que El Pio. El Bala estaba loco. El nombre lo decía todo. Estaba como Bengala, aquel banderillero gitano que, como Torerito de Triana, salía con tantos novilleritos nuevos. El Bala hasta puso una vez banderillas desde una silla, como Rafael el Gallo, no veas la que formaron para encontrar la silla que pedía El Bala, que se la tuvieron que quitar a un señorito de los que estaban sentados en el palco del Aero Club. El Bala puso el par de banderillas y la silla fue a tomar por saco de la corná que le pegó el novillo.

Manuel Álvarez 'El Bala' toreó tres novilladas 'económicas' en Logroño, en mayo del 62, alternando con Calleja, Dos Anjos, Muriel y El Soteño. Le hicieron una peña en la calle Mayor.

 

Por San Mateo, con picadores, se codeó con Perucha, El Caracol y Dos Anjos.

Volvió por San Bernabé del 64 con el Calahorrano El Satélite y Tinín II. Desde Sevilla, dio tumbos por tierras catalanas y en Zaragoza lo apoderó' José Luis Marca, antes apoderó a su paisano Andrés Montero, iniciando ambos el vuelo en Logroño.

 

Pero su consagración como novillero la obtuvo en la madrileña localidad de San Sebastián de los Reyes, donde cosechó los mayores  triunfos llegando a ser el novillero local.

 

 

 

 

Manuel Alvarez "El Bala",  llegó a tener cierto predicamento como novillero y cuyo apodo ya da a entender cómo se las gastaba. "El Bala" no tenía demasiados conocimientos de cómo se debe torear, pero si un valor a toda prueba y una audacia desmesurada; así el hombre se habituó a sacar una silla al ruedo desde la que citaba al toro y ponía banderillas cortas, con la muleta practicaba una quietud inamovible que muchas veces le hacía saltar por los aires.

 

Toda vía hay en mis recuerdos, una novillada en San Sebastián de los Reyes en la que alternaban cuatro novilleros, Curro Gómez, El Bala, Esparteco (Padre) y Correa Montes. No recuerdo la ganadería, pero aquello acabó como el rosario de la aurora, los tres primeros heridos y el pobre de Correa Montes matando cuatro novillos, pero de los de verdad, salimos a las 11 de la noche.

El día 28 de Agosto de 1967 en San Sebastián de los Reyes, el toro "Gallito", de Filiberto Sánchez, le seccionó la arteria y la vena femoral provocando la amputación del miembro herido. Curiosamente este mismo toro hirió de muerte en el encierro mañanero al mozo Manuel Baz Rastrillo. Tras el percance se celebraron dos festivales benéficos, uno en San Sebastián de los Reyes y otro en Sevilla, con cuyos beneficios instaló una cafetería en Sevilla. En noviembre de 1983 fue hallado cadáver en su domicilio sevillano, al parecer la causa de su muerte fue una caída

El Pais 9 de Noviembre de 1983

El ex matador de toros Manuel Álvarez, El Bala, de 52 años, fue hallado muerto ayer en su domicilio en Sevilla, a consecuencia de una caída casual. Durante varios años, El Bala actuó como novillero en numerosas plazas españolas, hasta que en 1966 tomó la alternativa en la plaza de la localidad francesa de Arlés, de manos de Paco Corpas y con Efraín Girón como testigo. Un año más tarde, en la plaza de San Sebastián de los Reyes, sufrió una gravísima cogida, que tuvo como consecuencia la amputación de una pierna. Manuel Álvarez se dedicaba a la promoción de jóvenes valores de la fiesta nacional.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario