Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

jueves, 2 de junio de 2016

TORERIA A RAUDALES

 Madrid. Las Ventas. Decimoséptima corrida. Lleno.

Toros de VICTORIANO DEL RÍO/CORTÉS. Bien presentados, de diverso juego, mansos en general, de calidad el 5º y el 3º un manso que metía la cara.


SEBASTIÁN CASTELLA. Estocada tendida y seis descabellos. Un aviso. Silencio. Pinchazo y estocada corta y caída. Un aviso. Palmas.
JOSÉ MARÍA MANZANARES. Estocada. Silencio. Estocada. Dos orejas.
LÓPEZ SIMÓN. Estocada tendida y trasera. Dos orejas. Estocada. Saludos.

Diverso el encierro de Victoriano d el Rio. Esta claro el porque es del gusto de las figuras, entre sus reses suelen aparecer toros como Dalia de apetencia para los consagrados, toros de embestida cálida, que repiten y asombran por su nobleza, que no bravura, para armar el taco.



Manzanares se encontró con Dalia, el toro soñado, y además en Madrid y todo cambió, hasta la puerta grande que tenía López Simón en el talego. Le saludo con unas verónicas tan armónicas y lentas que sobresaltó a los tendidos, dibujó un quite por chicuelinas marca de la casa, que pusieron mas leña en los tendidos y cuando la caldera estaba llena de buen calor, instrumentó una faena de recuerdo, redondos de mano baja y mucho temple, pases de pecho de pitón a rabo y los naturales de inspiración, erguida la figura, desmayada la mano y con gusto y torería difícil de ver. Intentó entrar a matar recibiendo, pero Dalia se le vino, aguantó y cobro una estocada al encuentro para poner fin al sueño. Dos orejas y petición de rabo.



López Simón había logrado dos orejas en el tercero, con una faena dispar, donde se conjugaron series de temple con otras sin respeto a las distancias con demasiadas ventajas, calentó el final de la faena aprovechando el buen viaje que tenía el mansito, sobre todo hacia los adentros y cobró una estocada de poca ortodoxia.

Ahora, la pregunta al usía ¿Don Julio, cuantas varas de medir tiene usted?¿Si la faena de Simón es de dos orejas, la de Manzanares que......?¿Habría que otorgarle el rabo, había pañuelos solicitándolo?. El problema de tener el pañuelo fácil es que puede ocurrir lo de ayer, que otro gallo te alborote el gallinero y ponga en cuestión la facilidad para otorgar trofeos.
A mi juicio, justas las dos orejas de Manzanares e injustas las de Simón.



Castella, en su cuarta convocatoria a examen, volvió a suspender, se diluyó en un mar de trapazos con el que abrió plaza, un toro que con otro trato hubiera resultado. Muy fuerte la apuesta del francés que le ha salido mal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario