Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

miércoles, 4 de mayo de 2016

PARA SIEMPRE





















Mañana, en la plaza de Las Ventas, después del apartado de los toros, se colocará en la andanada del 8 una placa de cerámica en recuerdo de Juanito Parra, el popular aficionado que presenció desde dicha localidad absolutamente todos los festejos que se celebraron en el coso entre 1939 y 1979, año en que falleció.
Así anunciaba Joaquín Vidal en la efemérides el 4 de Julio de 1981. Y llegó la novillada inaugural de 1979, en la que, por primera vez durante cuarenta años, Juanito no estaba en su localidad. Los andanadistas pensaron que algo muy grave había debido suceder e hicieron averiguaciones. En efecto: Juanito había muerto, de un infarto, precisamente en la muy taurina calle de la Victoria.
Se atribuye a esta parte de Las Ventas, una feroz critica de los festejos,  fomentada por Alfonso Navalón. El salmantino había nacido en 1933, seis años antes de que Juanito Parra se instalara en la andanada del 8. No obstante no esta claro que esa crítica fuera de influencia externa o se gestara de manera espontanea al ubicarse en ella la Peña Taurina Andanada o por aficionados de ese lugar.


Pero en Las Ventas, continua afianzado el reconocido en el mundo taurino tendido 7 y sus críticas, temidas por toreros, ganaderos y autoridades taurinas.




Es difícil determinar los orígenes del 7, pero sí hay coincidencias en la culpabilidad de su creación, sin quererlo, a aquel taxista de Madrid, Luis Pelayo Bruna, apodado el Ronquillo. Fueron quizás la socarronería y su peculiar voz, pregón de sus sentencias, las que dejaron impronta en el coso venteño hasta 1970, fecha en la que abandonó su localidad en el famoso tendido.




Poco a poco se van sucediendo relevos en la ejemonía del 7. Desde el Ronquillo pasaron otros, Felipe El Lupas, Demetrio El Ensabanao, hasta la actualidad regida por Faustino El Rosco y su inseparable Pepe y nuevas generaciones como Roberto y Cristian o estudiosos del toreo como Juan Labella, también  aficionados añejos como Carlos y Rafa el taxista, u otros muchos a los que no conozco personalmente. Tal diversidad auna una gran parte del toreo antiguo y la actual evolución   así como criterio suficiente para sus críticas.
Me alegra ver como muy jóvenes aficionados pugnan por conseguir el abono del 7, jóvenes seguidores del buen hacer taurino y su verdad por encima de la crítica banal, bullanguera e insensata, que configuraran en breve el relevo del nuevo 7 y siempre en defensa de la verdad taurina.
Esta claro que la razón no está siempre de su parte y que sus críticas no llevan siempre  razón, pero también esta claro que aciertan mucho y bien.
Existen en otras latitudes taurinas agrupaciones con similitudes, La Porra de Ingenieros mejicana o La Sultana de Cali, con menos transcendencia internacional que el 7 pero cumpliendo su función.
Grupos de aficionados como la andanada del 8 o el tendido 7 ¡Deben existir! como voz de la afición y reivindicación de cumplimiento del protocolo establecido en el reglamento taurino. que tantas veces se incumple. ¡PARA SIEMPRE!.






2 comentarios:

  1. Un saludo Vicente, y haber que feria tenemos éste año, a mi, sobre el papel me ilusiona, veremos que nos deparará. Como de construmbre desde hace un tiempo seguiré tus acertadas crónicas

    ResponderEliminar
  2. Un saludo Vicente, y haber que feria tenemos éste año, a mi, sobre el papel me ilusiona, veremos que nos deparará. Como de construmbre desde hace un tiempo seguiré tus acertadas crónicas

    ResponderEliminar