Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

lunes, 14 de diciembre de 2015

FUERON 27 AÑOS





Fueron veintisiete años los que pasé paseando sus calles, disfrutando la belleza de su entorno y el encanto de sus gentes. Allí crecieron mis hijos y allí también  enriquecí mi afición con la enseñanza de la cría del toro bravo de la mano del ganadero D. Teodor Saenz de Miera. Este querido pueblo y sus gentes, dejaron en mi huella imborrable que procuro mantener volviendo siempre que puedo.
Ayer recibí con alegría el regalo anual de mi Peña Taurina Los Areneros, La Agenda Taurina 2016, que edita Vidal Pérez Herrero y al hojearla me pellizcó el corazón ver la tres páginas escritas por D. Tomás Montalvo, dedicadas a la Plaza de Toros de Cercedilla.



Esta plaza, tocada por la mano de Dios, no es la mas bonita, ni la mas cómoda, pero tiene el encanto de su construcción barroca y de su divina ubicación en el Cerrillo de San Antonio, protegida por el circo de Siete Picos. Su construcción dio comienzo el 31 de Marzo de 1921 y concluyó en 1928, aunque en 1922 se celebró un festejo con la plaza en obras en el que actuaron Angelete y Joselito de Málaga. Ese mismo año se celebraron cuatro novilladas con reses de la localidad, la mitad de ellas de D. Máximo Morales Herranz y el resto de D. Manuel Martín Rubio.
El arraigo taurino de esta localidad serrana posiblemente sea muy anterior a la fecha de construcción de su plaza, pero durante los años de mi estancia allí lo he vivido con la misma intensidad de su gente y puedo constatar que es muy alto.
El arraigo taurino de Cercedilla, se ha visto truncado por los políticos prohibidores, D. Luis Miguel Peña Fernández, actual Alcalde y su corporación han acabado con la Feria Taurina que se celebraba con motivo de las fiestas de Nuestra Señora de la Natividad a primeros de Septiembre. Una Feria que en los últimos años estaba tomando importancia por la calidad de sus festejos con ganadería de primera y toreros de prestigio, además de llevar la televisión a sus retrasmisiones y contar con la proximidad a la Capital que desplazaba aficionados de Madrid.
Cercedilla es una más de las localidades afectadas por la persecución de las hordas antitaurinas, que castigan la cultura y las tradiciones con el único fin de su notoriedad, sin tener en cuenta la proyección de su pueblo y de los negocios ubicados en él a través de la tauromaquia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario