Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

miércoles, 1 de julio de 2015

UNA MAS QUE CUMPLE EL PLIEGO

28/06/2015 Madrid, Las Ventas. Un cuarto de plaza.
Novillos de Gabriel Rojas, bien presentados, mancos flojos y sin transmisión.



MARIO DIEGUEZ. Dos pinchazos, descabello . Un aviso. Silencio. Dos pinchazos, descabello. Un aviso. Saludos.
ALBERTO ESCUDERO. Estocada desprendida. Saludos. Pinchazo, estocada. Un aviso. Silencio
ALEJANDRO MARCOS. Estocada. Vuelta. Media estocada caída, pinchazo hondo, ocho descabellos. Un aviso. Silencio-

El encierro de Gabriel Rojas, no tuvo mas que presencia, a la flojera se unió la falta de casta y la mansedumbre. Novillos que barbearon de salida, el primero saltó al callejón. Tomaron vara en las querencias 1º, 2º , 3º y 4º, el 6º sale huido del caballo en cuatro ocasiones, solo el 5º peleó en varas. 

Sigue el vacío en los tendidos y es que el interés de las novilladas es nulo, simplemente cubre el pliego. La imaginación de Taurodelta pasa por cumplir el compromiso, tan solo los orientales salvan las tediosas tardes y los asiduos tragamos una tras otra la incapacidad de la gestora.














De la terna de novilleros destacar la actuación de Alejandro Marcos en el tercero, un novillo manso que se dejó torear y al que el salmantino templó con gusto al natural, en redondo no estuvo tan colocado y abusó del pico. Despachó al novillo con un gran estocada y hubo petición. En el sexto al que no se pudo picar tuvo que aguantar las embestidas brutas del burel que le ganó la partida. Se diluyó con los aceros.
Mario Dieguez no pasó de voluntarioso, se peleó con los dos mansotes de su lote y fue volteado por ambos. Saludó en el cuarto después de una faena de altibajos en la que le faltó colocación y distancias, abusó del toreo perfilero.
El debutante Escudero tuvo un novillo que embistió con genio y anduvo falto de quietud y mando, muy atropellada la faena. En el quinto descolocado practicó el toreo modernista de carrusel fuera de sitio.



También vimos un buen tercio de varas de Pedro Iturralde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario