Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

viernes, 3 de julio de 2015

QUIEN PONE FRENO A LOS TONTOS

Solo hace algunas fechas escribí en este mismo blog una carta-ruego a la recién elegida alcaldesa de MADRID. El ruego que contenía era simple, ¡Déjenos en paz a los taurinos! y las razones, además de culturales, llevaban unas cargas muy importantes socio-económicas.


Alcaldesa antitaurina




Parecer ser que estos políticos que nos utilizan para su notoriedad, a su vez demuestran su ignorancia
o peor que sus entendederas no son capaces de asimilar el impacto cultural y socio-económico que pretenden destruir con esa soberbia clásica de ignorante incapaz y sobreponerse a ella haciendo un estudio que le abra los ojos de la consecuencia que supone para España su destrucción.

Ahora se une a los tontos Dña. Diana Morant, alcaldesa de Gandía, coequipier de D. Pedro Sanchez, el que dijo jilipolleces sobre la tauromaquia y luego dio marcha atrás, seguramente por algún buen consejo, el pactador con el diablo, al que las ansias de poder le han llevado a tantas contradicciones engañosas sin ningún pudor.

En este caso aparece en escena uno que alardea de españolismo catalán, que pica en cuantos corrales puede y que tampoco tiene pudor de sentarse de comensal en cualquier mesa política D. Albert Rivera. Este que engañó a sus electores con cantos de sirena de un españolismo falaz y que a las primeras de cambio ejerció el sano adulterio de sus ideas.

A estos políticos de carreras serpenteantes, cambiantes, aprovechados de un voto de calidad engañoso que ajustan sus vientos, que viven en cualquier orilla del torrente, que aprovechan cualquier resquicio sin mirar su consecuencia ¿Quien les va a poner freno?.

En el caso que nos ocupa, solo nosotros los taurinos. Tenemos que hacernos oír y demostrar nuestra fuerza como lo hicimos en las ILT, triplicando a los antis.

2 comentarios:

  1. Bien dicho Vicente, sin pelos en la lengua..... a ver si ahora lo "moderno" es prohibir.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razon tienes, ellos mismos se daran cuenta que el prohibir, Ademas de no ser democratico (algo que se jaztan de ser) les restara votos y no tendran problemas en cambiar de opinion tantas veces como les convenga.

    ResponderEliminar