Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

jueves, 30 de julio de 2015

LA LIBERTAD QUE ME QUITAN

Corría entonces el año 1955 o 56. Desde aquella tierna infancia, recuerdo las nocturnas con el Bombero Torero. Comenzaba el espectáculo con la actuación de la Banda de Música dirigida por Pablo Celis Cuevas (El Bombero Torero) Tras la que iban desfilando  todos los actuantes, Eugenio (también Bombero) Manolín con la gran eme en su camiseta (los dos hijos de Pablo) Arévalo y su elegante atuendo de Charlot alternado con el de Cantinflas, el becerrista y su cuadrilla que se encargaban de la parte seria del espectáculo y por último la cuadrilla de enanitos encabezada por Miguelín que hacía las veces de matador.
Hoy con sesenta y cinco años en las costillas y viendo toros desde entonces, hay algunos que quieren que me rinda, que me olvide de sesenta años viendo toros, de sesenta años queriendo a la fiesta. ¡UNA MIERDA!
Hacen falta más "antis", mas politiquillos y sobre todo más listos y mas vividores del toro, para acabar con mi afición y me consta que como a mí a muchos otros aficionados.
Esos "antis", violentos, subvencionados por cierta extranjería son los menos peligrosos, son peores los asociados en la economía del toro y estos están dentro.
Pero la emergencia de la horda de politiquillos, ignorantes de la tauromaquia y de la cultura, que solo buscan notoriedad y se aprovechan de cualquier cosa que les eleve a portadas y espacios televisivos, esa sí es peligrosa y lo es porque dentro de su ignorancia son capaces de ejercer la ilegalidad de prohibir algo respaldado por la ley, saltándose a la misma con toda la impunidad  sin que ningún elemento legislativo halla tomado acción legal alguna.
Los toreros,  ganaderos y vividores del toro,  como afectados directos, tampoco han movido ficha y  están esperando no se que acontecimiento que los despierte o a lo peor que se les quite el miedo a los emergentes prohibidores, La realidad es que se esconden tras el silencio.
Tan solo la afición ha dado pasos y conseguido victorias, Pinto, San Sebastian, el otro San Sebastian, el de los Reyes, demostrando la fuerza del aficionado a que le quiten lo que mas quiere.
La Asociación Internacional de la Tauromaquia, ofrece ayuda legal para luchar contra los prohibidores.
¿Qué esperan los profesionales? ¿Que la afición corra con los gastos? Son a ustedes los que les quitan su trabajo.



2 comentarios: