Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

miércoles, 8 de julio de 2015

EL DOLOR QUE ME PRODUCE





Leo con agrado el artículo firmado por Carlos Bueno el pasado día 7 de Julio, uno de los días de máxima exaltación de la fiesta de los toros que diría Hemingway. en el portal Burladero tv. Como bien dice, internet está lleno de artículos y opiniones de periodistas y aficionados defendiendo la Tauromaquia.
Al azote de los "antis" se han unido la horda de políticos que buscan notoriedad que añadir a sus despechos y abren cualquier puerta que les ayude a conseguir protagonismo.
Como bien dice Carlos Bueno, se debe basar la defensa de los toros, en los derechos de los ciudadanos, en el amparo constitucional que ha de tener todo aquel que actúa dentro del marco de la ley. Y el toreo es legal, constitucional y democrático. No en vano dos leyes aprobadas en el Parlamento reconocen la Tauromaquia como elemento integrante del Patrimonio Cultural del Pueblo Español que hay que proteger y promocionar. No respetarlo es un delito, una violación de la justicia que no se puede consentir. Lo ha dicho la Asociación Internacional de Tauromaquia que además se ha ofrecido a prestar ayuda a todo aquel que quiera denunciar a autoridades, alcaldes y concejales dictadores que vulneren estos preceptos. ¿A qué esperan los interesados? ¿A que lo haga la afición?.
El poder de la afición entrará en liza y no tardando mucho. El aficionado esta cansado de soportar engaños internos dentro de la propia Tauromaquia, esta cansado de las agresiones de loa "antis" y no soporta el ataque de los políticos, son razones más que suficientes para que ejerza los derechos constitucionales que les amparan.
Pero sería muy bueno el paso a delante de los profesionales, de ahí las preguntas de Carlos Bueno, llámense toreros, subalternos, picadores, ganaderos, médicos taurinos, incluso personal de plaza, en definitiva cualquier afectado por la marea antitaurina.
Esta vez la agresión hace mucho daño y la defensa debe ser consistente y fuerte, no vale como aquel intento de la infortunada CAPT -Confederación de Asociaciones Profesionales Taurinas-, aquel intento de alianza que hace años se quedó en agua de borrajas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario