Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

lunes, 27 de julio de 2015

DE LA CALIMA AL BOCHORNO

26/07/2015 Madrid Las Ventas. Menos de un cuarto de plaza.
Novillos: de Arauz de Robles 1º, 2º, 3º y 4º y dos de José María López. Mansos en general, algunos toreables, buey de carreta el 6º.




MARTIN CAMPANARIO. Pinchazo, pinchazo hondo y cuatro descabellos. Silencio. Estocada caída y atravesada. Silencio. En el que mató por Lorenzo Sanchez. Pinchazo bajo. Bronca.
LORENZO SANCHEZ. Estocada. Vuelta. Resultó cogido.. 
VICTOR TALLON. Pinchazo certero. Un aviso. Saludos. Estocada casi entera. Un aviso. Saludos.


La casta la puso el palomo


Mansa la novillada de los dos hierros, los dos primeros de cierta nobleza pero carentes de transmisión, el tercero con castita y el 6º un manso de carreta con mala uva que debió ser condenado a banderillas negras.

Es difícil hacer una reseña de un novillada donde la ortodoxia brilló por su ausencia. Nadie de los actuantes tomó decisión alguna para tratar de paliar el desastre de la lidia. Trapazos, desarmes, carreras, atropellos, descolocación, falta de oficio, desgana y cualquier adjetivo que se les ocurra.




Martín Campanario, con cuatro  años con picadores y tres paseillos en 2014, tiene que añadir a su poco bagaje la falta de oficio, la nula disposición y el escaso conocimiento del toreo. Ninguna virtud para dar continuidad a su carrera. No es admisible en un novillero que se encartela en Madrid, llegar escondido y agarrotado, incapaz de recibir a ninguno de los tres novillos que estoqueó, incapaz de poner en suerte a ninguno, estar descolocado en las lidias, omitir su responsabilidad como director de lidia y formar el desatino con el novillo de su compañero herido.






El resto de la moruchada sucumbió a manos de un voluntarioso Lorenzo Sanchez que intentó torear pero le faltó algo que les falta a toreros más consagrados. colocación, lo bueno es que él está a tiempo de aprender y los otros no. Fue cogido de mala manera, pero esa voluntad de la que hizo gala la puso para matar al novillo con una cornada en el muslo de 15 cm. Y un novillero a tener en cuenta por su concepto a pesar de sus pocas actuaciones y la carencia de oficio. Tuvo un el lote más diverso, primero con el encastadito tercer y con el manso y blando quinto. Dos faenas distintas la primera difícil por la exigencia del novillo sin escurrir el bulto y la segunda por la dificultad de llevar la muleta a media altura por la flojera del burel en ambas intentó el toreo con colocación en momentos y muletazos sueltos de calidad. Salvo su tarde con saludos en ambos y el agradecimiento del respetable.




No hay comentarios:

Publicar un comentario