Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

viernes, 5 de junio de 2015

OREJA DE VALOR Y LEY



04/06/15. Madrid, Las Ventas. Vigésimo octava de feria. Lleno

Toros de ADOLFO MARTIN. Desiguales de presentación, con poca casta y menos motor, excepto el 6º que tuvo movilidad y genio.




DIEGO URDIALES. Media estocada y dos descabellos. Saludos. Estocada. Saludos.
SEBASTIAN CASTELLA. Pinchazo y estocada trasera. Un aviso. Silencio. Pinchazo y pinchazo hondo. Un aviso. Silencio.
MANUEL ESCRIBANO. Cuatro pinchazos y estocada. Silencio. Estocada. Una oreja.

No fue la corrida esperada la del ganadero de Galapagar, hubo toros de poca presencia a los que faltó remate. Justitos de casta dejaron una pobre pelea en varas, tan solo el sexto calló a la plaza poniendo el silencio de la emoción.




Urdiales en el que abrió plaza, dibujó una faena para aficionados de verdad, mantuvo una firmeza sólida para consentir mucho a su oponente y cuajar muletazos de buena traza, faltó rotundidad en el intento porque el Adolfo se quedó sin motor. En el cuarto, segundo de su lote, el apagón del toro llegó muy pronto y hubo que resolver, eso sí con un estoconazo.






Castella, al que se esperaba con expectación, anduvo a la deriva, no fue capaz de acoplarse a la incierta embestida del segundo. El quinto que dio apariéncia de alguna calidad, no llegó nunca a romper en la muleta, el francés que había brindado al público, lo intentó por los dos pitones a mucha distancia de la verdad, volviendo al toreo perfilero y de carrusel.




















La tarde la arreglaron Escribano y Baratero. El toro fue mal picado a pesar de empujar. Fue banderilleado por el matador y ahí sacó el toro sus credenciales, en el segundo par mide al torero y le corta el viaje, le tenía cogido, pero Escribano sale del trance apoyándose en las banderillas, en el tercer par le espera y en el embroque echa la cara arriba y le pone los pitones en el pecho, el coleta acepta el reto y pide un cuarto par para volver a soportar la estrategia del toro y pasar otro trance al borde de la cogida. En la plaza hay un murmullo de expectación ¿Que va a pasar? Fue simple, había un torero  listo para enfrentarse a la fiera y lo hizo con valor aguantando las tarascadas, las miradas, los arreones, que los hubo, para someterle y robarle tres series de naturales verdaderos y matarle por arriba con una buena estocada. Una oreja de valor y ley, de las más sinceras cortadas en esta feria.

También vimos una gran brega Chacón en el segundo de la tarde






No hay comentarios:

Publicar un comentario