Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

lunes, 3 de marzo de 2014

¿A QUE SE DEBE EL CARIÑO?

¿A que se debe tanto cariño por los Juan Pedros? ¿Cuál ha sido la transformación de esta sangre para que las figuritas no quieran otras?
La antigüedad de este hierro, data de 1790 formada por D. Vicente José Vázquez con reses del Marqués de Casas Ulloa, Cabrera y Vistahermosa. En 1830 fue adquirida para el Rey Fernando VII, a la muerte del monarca se vende a los Duque de Osuna y Veragua. Pasó por sus herederos D. Cristóbal Colón de la Cerda y posteriormente a su nieto Cristóbal Colón de Aguilera.  En 1927 la adquiere D. Manuel Martín Alonso que la vende en 1930 a D. Juan Pedro Domeqc Villavicencio.
Los ganaderos bodegueros, buscaron la sangre Vistahermosa a través de la del Conde de a Corte, que a su vez procedía de la obtenida de D. José de Mora y Daza, VI Marqués de Tamarón y esta procedía de los cruces entre Murube Ybarra y Parladé. En todos los casos y cruces aparecía la sangre Vistahermosa. Es a partir de 1920 cuando D. Agustín Mendoza Montero, VI Conde de la Corte de la Berrona, disgrega su ganadería después de haber realizado ventas a Domeqc, Atanasio y Villamarta en España y Coimbra (Portugal), Rocha (Colombia). Pasteje (Mexico) y Viña (Perú).
Es en 1978 cuando recibe de su padre el hierro original y parte de la vacada D. Juan Pedro Domeqc Solís.
Aquí empieza el problema, se pasa de  toros de dinastía a la consecución del toro de salón, a mi entender el toro tonto, se practica una ingeniería genética y con cruces que solo sabe él  en 1980 empiezan a aparecer toros anunciados como Veragua que colman las exigencias de toreros y ganaderos que eliminan otras sangres y se apuntan a este hierro aumentando considerablemente las ventas de ganado de crianza.
De esta manera la cabaña brava sufre una invasión de esta procedencia Después, al inicio del siglo XXI, realizó una nueva apuesta por reforzar el toro de lidia con el llamado toro atleta, de constitución algo más grande y fibroso, siendo el primero que instaló en los campos pistas que permitieran al toro hacer ejercicio en campo abierto para aumentar su resistencia y evitar, en especial, las caídas.
De toda esta historia, la mayoría de los copiadores han obtenido poco éxito en sus ganaderías, quedando en candelero los que han hecho triunfar a estas figuras cabreadas y copando las principales ferias.



.









No hay comentarios:

Publicar un comentario