Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

domingo, 27 de octubre de 2013

UNA JORNADA CON LOS GRACILIANOS

Salida de Madrid a la 8,30 bajo una lluvia pertinaz que nos auguraba lo peor. Pero al salir del túnel de Giadarrama el panorama cambió y se empezaron a vislumbrar claros en el oscuro cielo, a medida que nos aproximamos a Salamanca el astro Rey iba tomando más fuerza y en la parada en Peñaranda de Bercamonte para ese café reparador, lucía con toda su plenitud.


 







 Llegamos a Cojos de Robliza, magnífica finca donde pastan dos hierros legendarios, a las 11 de la mañana. Allí nos recibieron los hermanos Fraile, Carolina y Juan Luis y Pepe, marido de Carolina ¡Y que recibimiento! Además de su grata compañía, la chacina de la casa y un buen vino para comenzar una jornada inolvidable.
De inmediato se iniciaron los preparativos y el acomodo de una protagonista principal, la Sra. Angustias, que nos deleitaría posteriormente y al igual que otras vece  con unas gachas manchegas al estilo conquense, con sus torreznos y costillas.


De esta manera daba comienzo la jornada gastronómica que daría paso a la visita a los Gracilianos y su entorno incomparable.


Nuestr campeona de los fogones, organizó con maestría los ayudantes necesarios para llevar a buen fin la ansiada pitanza. Su yerno Alvaro, alguacilillo de Las Ventas, José Ramón, presidente de la Peña Los Areneros, Carlos Palmeiro, bocal de misma peña, formaron el equipo de apoyo a la cocinera, poniéndose de inmediato en funcionamiento como reflejan las imágenes de los atareados ayudantes


Otro equipo de voluntarias y voluntarios, toaron a su cargo la organización del comedor así como el resto de labores necesarias e inherentes al evento que se avecinaba.







El grupo de tragones dando buena cuenta de la sartén de gachas cocinada por Dña. Angustias.
haciendo valer su derecho tras haber sido colaboradores en la ejecución del tradicional guiso.
Quepa la salvedad del colado de rondón, Pepe, que si bien fue partícipe de otras labores importantes, en el tema de cocina se limitó a  ingestión de la vianda. Eso sí nos demostró a todos los presentes su habilidad en la preparación de unos magníficos Gin-Tonic en la sobremesa, que dieron energía suficiente para la actuación del polifacético alguacilillo, que acompañado de su guitarra, nos ofreciera fandangos y sevillanas.

Quedan patentes en la siguiente instantánea, los restos de la batalla librada por todos los componentes. Los que faltan en la foto, la mayoría hombres, andaban paseando por la finca, en aliviando su pesadez, a procura de la soledad necesaria en estos casos y que debe acompañar al desahogo de vientos a los que se debe dar suelta en soledad.

Reunidas las fuerzas necesarias, un nutrido grupo de hombres y mujeres, ocupamos asientos y lugares en coche y remolque y nos dirigimos a visitar a los reyes de la finca, LOS GRACILIANOS.



 








ERALES DE MARIA GASCON




Este fue el extraordinario sábado que pasamos junto a la familia Fraile, a la que agradecemos la amabilidad y deferencias que tuvieron con nosotros poniendo a nuestra disposición su persona y las instalaciones de su finca.


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario