Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

viernes, 23 de agosto de 2013

TOREO Y EMOCION

 
Juan José Padilla. Tres pinchazos y estocada (silencio). En el cuarto, pinchazo, estocada y varios descabellos (silencio).
Iván Fandiño. Estoconazo hasta la bola (oreja y fuerte petición de la segunda). En el quinto, estocada atravesada que hace guardia y descabello (saludos).
Juan del Álamo. Estocada caída (oreja). En el sexto, estocada fulminante (saludos).
 
 
 
La encastada corrida de Jandilla, puso la emoción en Bilbao y Fandiño y del Alamo el toreo.
Muy por encima del ese toreo absurdo, modernista, sin distancias, que solo se practica con toros móviles carentes de emoción, de cuarenta muletazos sea como sea, existe el toreo de siempre el de cruzarse y poner la pierna, el de dominio, el de enseñar al toro a embestir, en definitiva el que crea afición, el que se está perdiendo por culpa de los encumbrados figurones que lo imponen.
Pero cuando sale el torero que pone en práctica aquel que nos emocionó y nos metió el veneno en las venas, se emocionan hasta los neófitos que han ido dos veces, los del clavel que aplauden a raudales a los figurones y por supuesto los que nos tragamos más de cincuenta festejos por temporada esperándolo.
Iván Fandiño volvió a demostrar como se domina a un toro con la verdad, con el toreo antiguo. Pero no hay que olvidar que del Alamo practica ese mismo toreo y en plazas muy importantes, en Madrid tres actuaciones y tres orejas. ¡Ojala se este formando el grupo de los de verdad! Ahí están los Castaño, Aguilar Escribano, Robleño y otros que pueden desbancar a los figurones con orejas de regalo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario